En 1954 se pasó el beneficio a la cuidad de El Paraíso, en el departamento del mismo nombre donde se conseguía más café. El espíritu luchador e inquieto de Don Gabriel le abrió paso en el camino del campo agrícola dedicándose al cultivo del café y construyendo así la Empresa Agrícola de Oriente S.A. donde trabajaban permanentemente más de doscientas familias campesinas, y más de mil en tiempo de cosecha.