El peso de la segunda Guerra Mundial se empezó a sentir con la escasez de la gasolina, por lo cual Don Gabriel tuvo que cambiar su primera máquina tostadora por otra de leña que fue fabricada por él y por el recordado maestro Ramón Rosa Valladares tomando como modelo la primera.